Hace unos días, navegando por Facebook, me encontré con una pregunta que hacía una amiga: “¿Por que la gente le toma foto a su comida? ¿Cuál es el punto?”

Varias respuestas surgieron después de su post. Había quien opinaba que era una muestra presumida de lo que se comía y quien decía que era una manera sencilla de compartir recetas de cocina.

De cualquier manera, tal como se lo decía a mi amiga, es todo un fenómeno, tanto psicológico como sociológico, esto de tomarle foto a la comida para subirla a las redes sociales. Una actividad que se presenta diariamente. Investigando en la red, hubo hasta quien lo consideraba pornográfico.

Y se asemeja a las famosas “Selfies”, tan reconocidas y tan usadas por todo mundo, famosos o no famosos.

El chiste es hacer la fotografía para conseguir la mayor cantidad de likes o de seguidores. Ese es el objetivo principal.

Y esto ya está tomando un camino que parece no tener retorno. Parece que la gente necesita cada vez más ser reconocida, admirada y replicada en las redes sociales haciendo que la relación entre el gadget y el usuario sea cada vez más cercana, más íntima. Tanto así, que aunque creemos que nos estamos comunicando con la persona que tenemos enfrente, ni siquiera la volteamos a ver, porque nos interesa más el reconocimiento de los “usuarios en línea” que las personas que tenemos frente a nuestros ojos.

Estamos conectados con todo mundo y al mismo tiempo no lo estamos.

Eso es lo que plantea el realizador Matthew Frost en su nuevo video de dos minutos de duración para la revista Vs.

Frost, reconocido en el mundo de la moda y de la publicidad, que ha trabajado para El País, Le monde, Vogue y para marcas reconocidas como Hornitos, Levi’s, Louis Vuitton y Swatch, entre otras, dirige a Kirsten Dunst en una historia donde se ve obligada a tomarse una selfie con dos mujeres que la reconocen fuera de su casa, pero lo curioso es que el interés de estas personas es algo inesperado para la actriz. Y para cualquier persona común y corriente que está acostumbrada a darle más importancia a un contacto humano que a un mayor reconocimiento en las redes.

La tecnología y el internet está dando a la mercadotecnia la posibilidad de encontrar más facilmente, o de una manera más certera, al público al que se quiere comunicar algo de las marcas o productos, inclusive logrando una retroalimentación inmediata, lo que antes no se lograba con la TV, la radio o la prensa; pero también está transformando a la sociedad, con la posibilidad de caer en un tono superficial.

El ser humano evolucionó. Desde que caminaba casi con los brazos pegados al piso, pasando por el homo erectus hasta el homo sapiens, y pasaron muchos años para llegar hasta ello. Cuando en un futuro quieran mostrar como éramos las generaciones actuales, parecerá un poco ridículo que nos ilustren otra vez agachados y jorobaditos, pero viendo a un smartphone en nuestras manos. Eso si, subiendo una foto de comida, o una selfie con la mejor pose y con la misma cara que ponemos en todas.

Translate »
Email Newsletters with VerticalResponse