Retrato

$Cotizar
  • No pueden hacerse retratos sin tener en cuenta el carácter ni el aspecto del individuo o sujeto. Un buen retrato debe transmitir el estado de ánimo del sujeto en el momento del disparo. Es importantísimo observar a la persona que se pretende retratar. (Eventos Especiales, Bodas, XV Años, Graduaciones, Familiares, Grupales, Bebes, etc.)

Producto

$Cotizar
  • La complejidad de la fotografía determina el costo de la sesión por lo que te sugerimos hacernos llegar una lista de la cantidad de productos a fotografiar así como los materiales con los que fueron fabricados, su tamaño y la disponibilidad de transportarlos a nuestro estudio o en otro caso, si es necesario que nosotros nos transportemos a el por cuestiones de tamaño o valor para así poder ofrecerte una cotización personalizada, es muy importante hacernos saber si requieren del producto recortado, en fondo blanco, con producción, ambientación especial o en locación, así como si tiene que hacerse un retoque especial o montaje de cualquier tipo.

Inmuebles

$Cotizar
  • Esto es especialmente cierto para los agentes inmobiliarios que venden inmuebles a personas residentes en otros países. Una buena foto de un inmueble es uno de los métodos más rápidos para transmitir el valor de un inmueble a un posible comprador de otro país. Una imagen salva más barreras idiomáticas que cualquier texto descriptivo.

Digital

$Cotizar
  • Las cámaras digitales profesionales tienen la opción de personalizar diferentes tipos de usuario, permitiendo ajustar características importantes de la imagen como la saturación, el contraste, la nitidez y el tono de color. Además permiten un manejo personalizado del balance del blancos, lo cual puede variar notablemente la gama cromática y también permiten capturar imágenes en blanco y negro, sepia, con filtros, etc. El control fácil y rápido de la sensibilidad ISO ayuda a resolver los problemas de falta o exceso de luz.

  • Las cámaras digitales favorecen por otra parte una mayor producción de fotografías, en tanto el límite del costo y la cantidad de fotogramas de las películas desaparece, quedando reducido al poco conocido dato de la vida útil del obturador digital.