Cuando una firma comercial escoge a cierto futbolista (o deportista en general) para ser su embajador de marca, una de sus últimas preocupaciones es la cantidad de títulos que éste puede conseguir (de ser así muy pocos deportistas contarían con patrocinadores), por el contrario su interés radica en qué tan importante puede llegar a ser éste para su equipo, qué tan popular puede llegar a ser entre la gente y qué tanto negocio puede atraer para ellos. En este sentido podemos afirmar que la lesión de Neymar, misma que le evitará jugar los 2 partidos restantes del Mundial, resulta más benéfica que perjudicial para él y sus patrocinadores, siempre y cuando Brasil caiga en las Semifinales.

Varios meses antes de que arrancara la Copa del Mundo (incluso me atrevería a decir años) el delantero del Barcelona ya se perfilaba como la gran figura de Brasil en “su” Mundial, figura que les guiaría a la consecución del título luego de 12 años de ayuno. La anterior premisa poco a poco comenzó a ser comprada y vendida por las marcas, quienes se dedicaron a encumbrar cada vez más la figura de un jugador que durante el último año poco aportó para su club.

Desde un punto de vista muy simplista podemos aceptar que Neymar ha influido en varios de los partidos de Brasil durante el torneo; sin embargo, no ha sido decisivo (como sí lo han sido otros jugadores como Lionel Messi o James Rodríguez) una cualidad que sus patrocinares esperan de él, sin lugar a dudas.

Es decir, si analizamos fríamente la participación de Neymar en la justa mundialista nos daremos cuenta que si bien el brasileño es uno de los 4 jugadores que ha conseguido cuatro o más goles en el actual certamen, éstos no han sido verdaderamente decisivos para Brasil. Aún quitando sus goles ante Camerún el cuadro sudamericano hubiera ganado el encuentro; situación similar sucede en el caso de Croacia (considerando que uno de sus goles fue de penal, mismo que pudo haber convertido algún otro jugador).

En cambio si quitamos los goles de David Luiz, probablemente el segundo jugador más mediático de la actual selección brasileña, el conjunto local hubiera quedado eliminado con Chile en Octavos de Final, y el partido ante Colombia se hubiera tenido que ir al alargue para definir al ganador. De tal modo, Neymar no ha sido decisivo.

Pero, ¿cómo es que la lesión de Neymar favorece a sus patrocinadores?, la respuesta es muy sencilla.

Como todos hemos podido observar gracias a los diferentes medios de comunicación, los brasileños se encuentran sumamente preocupados por la ausencia del atacante del Barça para los dos últimos compromisos del Mundial. Supongamos que hoy por la tarde Brasil pierde ante Alemania y queda fuera de la Copa del Mundo, puedo apostar que de inmediato la excusa, para propios y extraños, va a ser la ausencia de Neymar, situación que le convendrá a todas y cada una de las marcas que tienen al ex jugador de Santos como su imagen.

Si pierde Brasil, marcas como Nike, Guarána Antártica y todas aquellas que pagan al brasileño 16 millones de dólares al año, de acuerdo con la revista Forbes, tendrán una base sólida para continuar explotando (de manera exitosa) la imagen del atacante brasileño, al menos por 4 años más.

Por el contrario, si Brasil logra vencer a los germanos y eventualmente se corona como campeón del mundo, la ausencia de Neymar pasará a segundo término y toda la atención de los medios, los brasileños y las marcas se centrará en el autor de la victoria brasileña, dejando a Neymar en el olvido.

No cabe duda que a veces perdiendo se gana más y en este caso Nike, Castrol, PepsiCo, Beats y cualquier otra marca que patrocine a Neymar, debería de cruzar los dedos para que Alemania salga victoriosa.

Translate »
Email Newsletters with VerticalResponse