La red social alteró el tipo de informaciones recibidas en el newsfeed de 689.000 cuentas de usuarios durante una semana, para conocer como alteraba esto el comportamiento de los mismo en Facebook, si recibían mayormente informaciones negativas o positivas. Todo ello sin advertir a los usuarios que eran parte de una investigación… polémica que ahora les lleva a pedir disculpas.

La información ha salido a la luz, porque se ha conocido el resultado final del estudio “Experimental evidence of massive-scale emotional contagion through social networks”, llevado acabo en enero de 2012, cuando se alteraba, mediante un algoritmo, el tipo de informaciones que veían los miles de participantes ‘involuntarios’ de cuentas de Facebook de habla inglesa, con la intención de mostrar, como ha sucedido, que los estados emocionales se contagian, también a través de las redes sociales.

La publicación del estudio en la web de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos ha causado indignación, y ha dejado claro, según sus resultados, que quienes observaban durante esa semana comentarios de sus contactos, de tónica negativa, terminaban reflejando lo mismo en su cuenta y vicerversa al cabo de la citada semana.

Ante la reacción de la opinión pública, Facebook ha comentado en un principio que no se eliminaron informaciones de las cuentas de los usuarios, sino que se transmitían de forma diferente, para que apareciesen en primer lugar, las negativas o positivas, según el grupo del estudio asignado a los usuarios, pero hace pocas horas, en la cuenta de Adam Kramer, coautor del estudio y analista de datos de la red social, ha dado mayores detalles.

Según Kramer: “Nos importa el impacto emocional de Facebook en las personas que lo usan, por eso hemos hecho el estudio. Sentíamos que era importante investigar si ver contenido positivo de los amigos les hacía seguir dentro o si, el hecho de que lo que se contaba era negativo, les invitaba a no visitar Facebook. No queríamos enfadar a nadie”, concluye el analista de datos.

La publicación de esta investigación siembra dudas, más que razonables, sobre la posibilidad de otros experimentos que sin informar a sus participantes, hayan sido realizados, además de poner en tela de juicio la falta de ética al no comunicarlo a sus participantes, al tiempo que no se aclara si los conocimientos adquiridos, también serán usados por Facebook para la publicidad que muestran a sus usuarios.

El detalle está en que Facebook establece con claridad, que tener cuenta en esta red, le permite a la empresa hacer uso de los datos que allí aparecen, para “operaciones internas, resolución de problemas, análisis de datos, experimentos, investigación y mejoras en el servicio”…

Translate »
Email Newsletters with VerticalResponse