Si alguien me hubiera advertido de estos 6 puntos hace 7 años probablemente también hubiera entrado al mundo de las ventas…

¡PERO!

Hubiera estado mucho más preparado para el torbellino de información, emociones, sube y bajas y situaciones – borderline ridículas – con las que un vendedor tiene que trabajar a diario.

No importa si vendes bienes raíces, tiempo compartido, diamantes, quesos menonitas o lechuga (…tengo un buen amigo que hizo millones vendiendo lechuga), esta lista te hará reír, asustara a los que creen que las ventas son “dinero fácil” y motivara a los que verdaderamente tienen interés en entrar a la industria.

¡Comencemos!

#1: Las Comisiones: Tus nuevos mejores amigos.

Olvídate de esperar viendo el reloj a que den las 5 para salir corriendo a casa y dile adios a esos lunch breaks de “veinte minutos” donde tardabas hora y media cortando las orillas de tu sandwich en tu figura geométrica favorita de la primaria.

Si piensas tener éxito en esta industria, debes de estar al pie de cañon, listo para atender a tus clientes en el momento en el que ellos lo necesiten. Tiempo perdido = ventas perdidas y ventas perdidas = buró de crédito. La mentalidad Godínez de “llego, pago mi tiempo y me voy” no funciona en esta industria. TU serás el único responsable de lograr que tu tiempo te genere dinero. ¡Aplícate o renuncia!

#2: Tus Emociones a la Licuadora: Te van a RECHAZAR todo el día.

Si no te están diciendo que no, no estas vendiendo lo suficiente.

Manejar el rechazo es una de las causas por las cuales los trabajos en ventas son tan bien pagados.. ¿Por qué? ¡Por qué es horrible! Y es normal y hasta bueno que esto mueva tus emociones. Al final del día no dijeron que no a tu producto, dijeron que no a ti como vendedor y si asumes esa responsabilidad tienes el poder de cambiar tu acercamiento y mejorar tus resultados.

¿Te acuerdas cuando Lupita en la primaria dijo que no quería ser tu novia? Pues, ventas te pondrá en esa situación varias veces al día con tal de tarde o temprano obtener uno o varios SI.

#3: Tus Compañeros: Están locos (Y tu también).

Piénsalo, estas rodeado de gente apasionada, emocional y simplemente folklórica. No importa lo que vendas, las ventas atraen a una gama de personajes de la A a la Z. Veras TODO en el mundo de las ventas; viejos gruñones, juniors millonarios, femme fatales, gente estúpidamente positiva, personas que no paran de hablar, drogas, historias de éxito en contra de toda probabilidad, ¡Nada de lo que te pueda decir te preparara para tus compañeros!

Y de vez en cuando encontraras gente con una excelente calidad humana (dependiendo mucho de en que empresa trabajes y que producto vendas) y te aseguro que con todos (hasta con el más folklórico) te reirás al menos una vez.

#4: Enojo Espontáneo: ¿Clientes con botox o algo personal?

Va a llegar un momento donde simplemente no hagas click con un cliente. ¿Por qué? No sabes, tampoco el, pero te odia como si desayunaras cachorritos de Golden Retriever. Estos casos son raros, pero tarde o temprano te va a pasar y es interesante ver que aun con tu mejor sonrisa, tu mejor chiste y tu nueva loción, el cliente no cae ante tus encantos.

¿Qué hacer? Tienes dos opciones: Cambia de cara (es decir qué alguien más lo atienda) o dejar de juzgar al gruñón y saca la venta adelante. Muchas veces sueles ser tu el que tiene el problema de actitud y no el cliente o podría ser que el cliente acaba de recibir pésimas noticias y no es nada personal. En cualquiera de estos casos nunca dejes de preguntar “¿Cual seria su forma de pago señor?”.

#5: La Ley de la Dona: ¿Ves el hoyo primero que la dona?

Tristemente nuestra profesión esta plagada por gente negativa acostumbrada a vivir en una zona de mediocridad que les da “lo suficiente” para vivir día a día. Sin embargo, si tu objetivo es ser el mejor, el #1, el Jordan Belfort (pero ético y sano, esperemos) de tu equipo de ventas…

¡No puedes permitirte ser negativo!

Aléjate de cualquier persona negativa a tu alrededor, acostúmbrate a ver las cosas desde un lado positivo, habla en términos de abundancia no de escasez, no tengas ratos de ocio, se pro-activo y cuanto te caches a ti mismo comprando cualquier excusa o pensamiento negativo – ¡Escupelo! No puedes permitirte perder el tiempo divagando y bajando tu nivel de energía.

#6: El primer cheque.

No, no me refiero a “literal” tu primer cheque.

Me refiero a aquel primer cheque, el primero que recibiste y que al ver la cantidad dijiste “¡¡¡Carajo!!! ¡Por eso trabajo en ventas!”. Ese cheque con el que empezaras a pensar “Mis amigos Godínez hacen esto al mes, yo lo hice en una venta”, ese cheque que sera tu nuevo PR (Personal Record) y que sera tu punto de comparación con cualquier otro cheque por venir, ese cheque con el que llevaras a tu novi@ al mejor restaurante de tu ciudad a celebrar.

Cuando llega ese cheque, ya no hay vuelta en U.

Eres un vendedor y estas dentro, for life.

Quieras o no las ventas son un requisito para tener éxito en la vida ya que #TodosVenden y si no estas vendiendo, estas comprando la idea y la visión de alguien más. Mientras antes adoptes la mentalidad de vendedor, estudies el tema y practiques lo estudiado mayores probabilidades tendrás de tener éxito.

“Artículo escrito por Cris Urzua.
www.urzua.mx
www.facebook.com/crisurzua “

Translate »
Email Newsletters with VerticalResponse