Hay algunos que la reciben con los brazos abiertos, otros prefieren pasar el día lo más rápido posible. Los gobiernos la promueven y los economistas lo recomiendan, el horario de verano sigue en el ojo de la polémica.

El inicio del horario de verano es un día que muchos profesionales temen, las cosas se mueven a una velocidad distinta. Expertos a nivel mundial se han sumado a la discusión sobre los efectos, tanto positivos como negativos sin una conclusión que satisfaga a la mayoría. En mercadotecnia por lo menos, el disgusto por mover la manecilla del reloj una hora parece la norma.

El supuesto efecto negativo parece ser resultado de una percepción de tiempo; sin embargo, por lo menos a un servidor le parece más pesado el primer día del horario de verano. Tal vez sea un tema de fotosensibilidad, el día parece no acabar. El cambio de horario para aprovechar las horas de luz solar no es nuevo, la práctica cumple más un siglo de llevarse a cabo y desde que empezó se le han atribuido muchos beneficios acompañado de una buena cantidad de controversia. Aquí una lista de las 5 razones por las que la productividad puede mejorar o empeorar en este complicado día.

1. Eficiencia operativa
No todos los países cambian de horario al mismo tiempo, esto ocasiona problemas de agenda lo que dificulta reuniones y relaciones con equipo de trabajo remotos. En una economía globalizada es cada vez más común interactuar con personas de otros países. La mejor solución es avisar con tiempo a tu grupo para evitar conflictos.

2. Más luz, mejor día
El nuevo horario promete que el aprovechamiento de luz natural será más eficiente. Según el economista estadounidense Thomas Crombie Schelling si un individuo decidiera seguir su propio horario de verano tendría menos ventajas que si al población en su conjunto hiciera lo mismo. La coordinación tiene beneficios importantes. Esto se traduce al medio empresarial en eficiencia a partir de la coordinación de personas dentro de una oficina, por ejemplo, el costo de la energía eléctrica en horas pico sube, al tener menos uso de alumbrado dentro de la empresa habría potencialmente un ahorro.

3. Menos cansancio
La melatonina es una hormona que nos provoca sueño y que se encarga entre otras cosas de regular nuestro “reloj biológico”. Es decir, la información que recibe la retina esta relacionada con la cantidad de luz, a menor luz mayor es la producción de melanina, por eso cuando oscurece comenzamos a sentir el deseo de dormir.

4. Niveles de estrés
Un estudio realizado por Amneet Sandhu en la la Universidad de Colorado en Denver reveló que el horario de verano aumenta los ataques al corazón. Durante un 3 años, se hizo un registro de las entradas a la sala de emergencias de diferentes hospitales de Michigan por infartos. El registro concluyó que el lunes inmediato al cambio de horario de verano, el porcentaje de casos con problemas al corazón aumentaron un 24 por ciento. Sin embargo, los ingresos por problemas cardíacos bajan un 21 por ciento el martes posterior al cambio de horario de invierno.

5. Menos accidentes de tránsito
Uno de los factores menos comentados al hablar de horario de verano es la disminución de accidentes, a mayor luz menor probabilidad de que existan problemas de tránsito. Algunas personas encuentran que este beneficio es menor; sin embargo, si la salud pública no es suficiente, el número de embotellamientos causados por caos vial disminuirán.
El mayor beneficio o perjuicio está en los hábitos de las personas, si se aprovecha esta configuración del tiempo podrá tener mejoras en el trabajo y vida personal. Sin embargo, habrán mucho que simplemente no disfruten mover el reloj.

Translate »
Email Newsletters with VerticalResponse